El papel de cloud en 2021: tendencias que impulsarán la recuperación

  • Opinión

Ricardo Casanova, Linke

De forma inesperada, la irrupción de la pandemia generada por el coronavirus ha emergido como un gran reto con dimensiones sanitarias, económicas y sociales. La tecnología está teniendo un rol esencial en la respuesta y tecnologías como cloud están redefiniendo su papel, lo que se verá reflejado en las tendencias de inversión de las empresas de todo el mundo.

Tribuna de opinión de Ricardo Casanovas, CTO y Co-fundador de Linke

Los grandes desafíos que plantea la pandemia están siendo una dura experiencia para todas las organizaciones que, una vez soportaron la primera ola del coronavirus, ven en la segunda oleada y sus implicaciones el mayor riesgo para sus negocios, según los datos al respecto que maneja Gartner.

Los datos de esta consultora no hacen sino poner negro sobre blanco la preocupación de los gestores de todo el mundo sobre el impacto que esta emergencia tendrá en la evolución en su negocio y su inquietud por encontrar la respuesta menos mala a la crisis que trae consigo.

Como compañía nativa en cloud especialista en entornos AWS y SAP, en Linke siempre hemos estado convencidos de que esta tecnología es la base y el camino para conducir a las empresas hacia una infraestructura digital, que les permita ser más resilientes, ágiles y flexibles en sus operaciones, independientemente de su sector de actividad. Esta fue nuestra apuesta cuando creamos la compañía, y que se ha visto confirmada con el papel que han tenido las soluciones en la nube durante el primer estadio del brote de coronavirus. Esta tecnología permitió a los equipos de TI ofrecer soluciones que sus organizaciones necesitaban con urgencia, habilitando escritorios remotos y videoconferencia que facilitasen el teletrabajo, redes privadas virtuales (VPNs) que asegurasen la conectividad o call centers virtuales para seguir dando servicio a los clientes.

Como todos los años, nuestros expertos han analizado la situación actual tratando de identificar las tendencias que primarán en 2021, pero este año hemos querido centrarnos en el potencial de cloud computing para responder a esta nueva realidad, ya que pensamos que las lecciones aprendidas de la pandemia también va a redefinir el papel de esta tecnología en el futuro por la capacidad de respuesta que ofrece para adaptarse a los cambios que se han producido en todos los cambios, desde la forma de trabajar y comunicarse, a los hábitos de compra y la experiencia que exige el cliente.

La primera tendencia que observamos es que, si la transición a cloud ya se estaba produciendo a buen ritmo, la pandemia va a ser un acelerador, ya que se ha confirmado como el gran facilitador de los cambios que son necesarios en los modelos de negocio, motivados por los nuevos hábitos de consumo, las nuevas formas de trabajar, de relacionarse, comunicarse, etc. En este sentido, creemos que el hardware, el software y los servicios en todos los entornos en la nube (pública, privada, híbrida, multicloud y edge) van a experimentar una elevada demanda y que el modelo será dominante frente a la informática tradicional. Con el respaldo de la implantación de 5G de forma general, se abre la posibilidad de desplegar la infraestructura allá donde sea necesaria, en dispositivos, en las instalaciones del cliente o en la nube. En cualquier caso, toda la infraestructura, esté donde esté, se gestionará de forma homogénea con herramientas y procedimientos nativos en cloud.

En consecuencia, siguiendo la tendencia de años pasados, vemos que en 2021 las migraciones se acelerarán, motivadas también por la pandemia que ha dejado en evidencia las carencias de infraestructuras on-premise. Podemos decir que hay una clara concienciación de que la infraestructura debe estar cerca de todos: empleados y clientes.

Aquellas empresas que ya han trasladado sus infraestructuras y sistemas a cloud, querrán aprovechar sus inversiones en este ámbito y lo conseguirán optimizando el gasto y alineándolo con su objetivo de negocio.

Por otro lado, las empresas que quieren impulsar la innovación lanzando nuevos servicios digitales, verán en esta tecnología la base para hacerlo, ya que permite aprovechar el potencial de soluciones de big data y analítica o de la inteligencia artificial y soluciones de aprendizaje automático. Pensamos que en 2021 se empezarán a ver aplicaciones prácticas y aplicables a escenarios cotidianos en las empresas y que, especialmente, pasaremos de hablar de tecnologías que permiten hacer machine learning a ver cada vez más aplicaciones que existen gracias a esta tecnología.

También aumentarán los despliegues en algunos nuevos ámbitos de inversión, como la migración de los contact centers, área en la que la nube aporta mucha innovación. Es un momento en el que es necesario reforzar los servicios de atención al cliente con estrategias omnicanal para estar más cerca de ellos y aprovechar los canales de comunicación, tanto los tradicionales, como el teléfono, como los digitales (web, chat, redes sociales, chatbots, etc.)
No se puede obviar tampoco la preocupación empresarial en torno a la ciberseguridad, fruto del aumento y la severidad de los ataques, lo que obliga a prestar más atención a esta cuestión con una respuesta contundente de la industria, a través de alianzas, iniciativas de formación, y cerrando posibles puertas al cibercrimen evitando errores de configuración y accesos no autorizados, que son, a día de hoy, las principales amenazas identificadas por los clientes.

En definitiva, estamos ante un momento crucial en el que la transformación digital va a ser la palanca económica que impulse la reconstrucción, y cloud computing hace suyo el reto como modelo informático que la sustenta.