España aún va a la zaga en nivel de implantación del cloud

  • Noticias y Actualidad

KIO Kloud

Frente al 62,1% de las grandes empresas que compraron servicios en la nube, entre las empresas medianas solo lo hizo el 42% y entre las pequeñas, el 24,4%.

Los últimos datos publicados por el INE en su encuesta sobre uso TIC en empresas revelan que un 28,1% de las compañías españolas utilizaban servicios en la nube en 2019. No obstante, como en la adopción de otras tecnologías, se detectan diferencias significativas según el tamaño de la organización. Así, mientras que el 62,1% de las grandes empresas con acceso a internet compraron servicios en la nube, entre las empresas medianas solo lo hizo el 42% y entre las pequeñas, el 24,4%.

La evolución de la adopción de los servicios en la nube ha sido muy positiva, aunque, de acuerdo con los últimos datos de Eurostat, correspondientes a 2020, todavía nos queda un largo camino por recorrer. El nivel de implantación del cloud entre las empresas españolas sigue estando por debajo de la media europea (36%). En cualquier caso, que el margen de maniobra sea amplio no tiene por qué ser necesariamente negativo si somos capaces de mirarlo desde la óptica de la oportunidad.

Los acontecimientos del último año, la digitalización forzada a la que se han visto sometidas nuestra vida personal y profesional, suponen un aliciente para la implantación de nuevas soluciones tecnológicas que permitan a las empresas ahorrar recursos y optimizar sus procesos. El cloud, en particular, puede convertirse en un aliado clave de las pequeñas y medianas empresas, algo que choca de frente con la creencia generalizada de que las tecnologías más punteras son solo para las grandes corporaciones. Esto viene asociado a una característica innata de la nube: su flexibilidad.

Para las pymes, la posibilidad de pagar solo por los servicios utilizados y de poder acceder a ellos desde cualquier lugar no solo resulta en una optimización de recursos y costes, sino que también las dota de mayor escalabilidad. Esto se une, además, a otras ventajas en materia de seguridad y confianza. Al fin y al cabo, la nube es un entorno dinámico en continua actualización frente al carácter estático y autogestionado de las infraestructuras y servicios locales de una compañía.

TAGS Cloud